¿Puede la Psicología Energética Acabar con el Dolor Crónico?

 susan_new3

Artículo de la psicóloga Susan Heitler, PhD de Denver sobre su experiencia con el Código de la Emoción.

El dolor es físicamente agotador y emocionalmente debilitante. Los síndromes del dolor físico pueden también intervenir con la habilidad de disfrutar de relaciones positivas, pueden crear problemas en el matrimonio, y la causa del caos en la habilidad de enfocarse de forma productiva en el trabajo. Afortunadamente, si estás sufriendo un dolor que no se quiere ir, hay una nueva alternativa a tomar medicación, someterse a una cirugía potencialmente difícil, o a continuar sufriendo.

La psicología energética es para la psicoterapia tradicional lo que los tratamientos médicos alternativos como la acupuntura es a la medicina tradicional. He conocido estas nuevas prácticas a través de Dale Petterson, uno de los terapeutas de mi oficina de consultas.

¿Pueden estos métodos psicológicos ayudar a aliviar el dolor físico a la vez que el emocional? Mi experiencia ha sido que por lo menos algunas veces sí. El efecto puede deberse en parte porque el dolor físico es a veces una manifestación de dolor emocional subyacente.

Yo he experimentado personalmente dos ejemplos. Y además he visto a Dale tratar a muchos de mis clientes cuyos dolorosos problemas físicos desaparecieron en respuesta a sus intervenciones.

Las estrategias de tratamiento que usa la psicología energética acceden y liberan energía emocional negativa. Cuando la gente experimenta una situación negativa, hablar de su dolor con alguien puede liberar o digerir la energía. Así es como funcionan las terapias orales, al igual que el hablar los problemas con los seres queridos puede tener un impacto optimista. Por contraste, cuando las emociones negativas como la tristeza, el enfado o la ansiedad no se liberan totalmente, dejan residuos energéticos negativos.

Curiosamente, los depósitos de almacenamiento de la energía negativa no se encuentran en el cerebro. Más bien, los depósitos específicos de almacenamiento para las memorias asociadas a las emociones negativas pueden encontrarse en cualquier órgano, glándula, músculo y hueso del cuerpo. Esa localización entones se hace vulnerable a un desorden físico y/o dolor. Los recuerdos negativos o residuos emocionales almacenados en el estómago conllevan problemas de estómago, en el pecho invitan al cáncer de pecho, en un hombro invitan al dolor en el hombro, etc.

Aquí hay dos ejemplos que yo he experimentado personalmente.
Durante varios meses me despertaba en medio de la noche con dolor en mi muslo izquierdo. El dolor, aunque no era agonizante, era lo bastante punzante como para despertarme. Le comenté este extraño fenómeno a Dale, el terapeuta energético. Le pregunté si podíamos experimentar para ver si la fuente del dolor era emocional y si era así, si su técnica podría solucionarlo.

Usando la técnica de kinersología muscular que describí en el post anterior “Your Brain Has Extraordinary Powers” , Dale encontró que de hecho sí había un componente emocional al dolor de mi muslo. Usando la técnica de Bradley Nelson el Código de la Emoción, descubrimos a qué edad se quedó la emoción atrapada y la situación específica en la que se produjo. El suceso tenía que ver con un episodio moderadamente desagradable que se produjo cuando tenía unos 14 años, un incidente que casi ni recordaba y que estaba asociado con una emoción moderadamente negativa.

Dale después me pasó un imán Magboy (un imán con bolas en él diseñado específicamente para este propósito) tres veces por mi espalda, por el meridiano gobernador (por mi espina dorsal) con la intención de liberar esta energía negativa.

Yo creí en ese momento que esa ligera memoria y el aparente pase trivial del imán no iban a hacer nada para aliviar el dolor que me había estado despertando cada noche. Sin embargo para mi sorpresa y placer esa noche el dolor no me despertó. De hecho, ha desaparecido totalmente.

Mi segunda experiencia con la terapia energética tenía que ver con un incidente casi letal. Un día en la comida me atraganté con salmón curado que estaba comiendo. Intenté bajar con agua la comida atascada bebiendo un sorbito. De repente me di cuenta de que el agua había sellado algo. No podía respirar.

Afortunadamente, estaba comiendo en el comedor de los médicos (mis oficinas están en el edificio médico del hospital) Le gesticulé al joven médico con quien había estado hablando que no podía respirar. Unas cuantas maniobras de Heimlich más tarde la comida se movió, y ya estaba bien.

Le conté a Dale Petterson sobre los espasmos que tuve al volver a mi despacho, reconociéndole que había estado experimentado este tipo de problemas digestivos cada vez con más frecuencia, recientemente tan frecuentemente como una o más veces a la semana. Hasta este episodio en el que había intentado bajar la comida atascada bebiendo agua, el problema había sido incómodo y un fastidio que se resolvia gradualmente en el curso de media hora más o menos. Ahora los espasmos me parecían más peligrosos.

Dale y yo decidimos usar la kinesología para testar si los espasmos tenían un componente emocional. La respuesta fue sí.

El método volvió a funcionar de forma maravillosa. La energía emocional almacenada en mi esófago resultó ser una “emoción heredada” una que había heredado por parte de la familia de mi padre. Estas emociones atrapadas se tratan con este sistema pasando el imán Magboy diez veces en vez de tres por el meridiano gobernador. Al igual que el procedimiento para eliminar el dolor de mi muslo por la noche, la intervención duró menos de cinco minutos en total.

El tratamiento fue hace seis meses. Desde entonces aún tengo que tener cuidado y masticar a conciencia antes de tragar, especialmente si la comida está seca y/o si mi nivel emocional se ha alterado por una conversación interesante. Sin embargo ya no tengo los espasmos digestivos. Además, si tengo la sensación de que la comida se ha quedado atascada se corrige por si sola en cuestión de minutos.

La idea de liberar emociones heredadas atrapadas pasando un imán por la espalda suena muy excéntrico. Pero sin embargo me siento definitivamente aliviada al no tener ya los espasmos digestivos.

El punto es que el fenómeno psicológico de la energía emocional negativa almacenada parece ser un componente real de muchos síndromes dolorosos. Digo esto porque muchos de mis clientes que ha tratado Dale han encontrado que después del tratamiento, su dolor de años de espalda, de hombros, de cuello, de estómago o de cabeza se han evaporado.

El caso más dramático de alivio de dolor físico que he visto fue en un hombre que había venido a mí por depresión a niveles de suicidio en respuesta a la post cirugía de un dolor de cuello crónico. El dolor ahora no le permitía casi movimiento alguno y era tan severo que le impedía trabajar o disfrutar de la vida. Le sugerí que probase a trabajar con Dale. Después de una sesión, el hombre volvió emocionado a nuestras oficinas al día siguiente. Estábamos todos impresionados de lo que había ocurrido después de liberar emociones atrapadas que contribuían a su dolor de cuello. Además de haber reemplazado su depresión con emociones positivas, también había recuperado toda la movilidad en su cuello, y tenía cero dolor de cuello. Podía volver a una vida feliz y productiva.

No tengo una explicación de cómo funciona el tratamiento de la psicología energética. Simplemente estoy relatando lo que yo personalmente he experimentado, y lo que he presenciado al trabajar en equipo con Dale Petterson cuando tratamos casos complejos de angustia psicológica.

p.d.
Hace dos meses le mencioné a Dale que por fin iba a ver a un médico por mi bastante severa apnea al dormir. Y entonces le pregunté si pensaba que el fenómeno podía tener un origen emocional. “Veamos”, dijo Dale, y usando el método del Código de la Emoción de Bradley Nelson que he descrito en otros posts sobre la psicología energética (ver más abajo). De nuevo todo el procedimiento duró menos de cinco minutos. Encontramos y liberamos varias emociones atrapadas. Lo que es totalmente raro—según mi marido, es que definitivamente los sonidos de mi apnea durante el sueño han disminuido significativamente y son menos intensos. Hmmm…
———————————————
Para más información sobre la psicología energética, por favor ver mis otros posts en mi blog. Aquí.

Susan Heitler, PhD psicóloga en la clínica de Denver y autora del programa de la educación de relaciones interactivas llamado PowerOfTwoMarriage.com.

Traducido por Estela Davila

Link del artícul original: aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *