¿Qué se puede esperar durante el tiempo de proceso?

Después de liberar una o más Emociones Atrapadas, hay un tiempo de proceso en el que este cambio energético es asimilado por el cuerpo. Este periodo dura tres días, en ocasiones raras puede durar algo más. Durante este periodo lo más importante es beber mucha agua, ya que el trabajo energético deshidrata mucho, y las células necesitan estar hidratas para procesar el desbloqueo de estas energías, y evitar dolores de cabeza que puede dar la deshidratación. También ayuda a que el proceso sea lo más corto y lo menos “movido” o intenso posible.

Durante este periodo la persona se puede sentir cansada, y después activa, o al revés, hambrienta o lo contrario, estados griposos pero sin fiebre, dolores de cabeza. Triste, puede que empiece a llorar sin razón aparente, o que el dolor que se ha tratado se intensifique en momentos, si pasa esto lo mejor es no alarmes, esto es pasajero. Puede que se tengan ecos de las emociones que se han liberado. En ocasiones muy raras he tenido clientes que han vomitado y tenido diarrea, en una ocasión un cliente estuvo 4 días vomitando, no tenía fiebre ni malestar ni nada más, pero durante esos 4 días no pudo comer nada y no paraba de vomitar una sustancia viscosa, está claro que en esta ocasión lo que estaba pasando es que necesitaba purgar y esa fue la forma que el cuerpo encontró para hacerlo. Después de los 4 días todo volvió a la normalidad.

O puede que no se sienta nada en absoluto. O que la persona se sienta relajada, como que se ha sacado un peso de encima, esto es lo más habitual. También he notado que muchos clientes dicen que duermen mejor, y que los sueños son más intensos, vívidos y en muchas ocasiones contienen mensajes.

Todo esto es normal, cada persona tiene su forma de procesar, y los efectos del proceso también varían en la persona, puede en una ocasión sentir mucho y en otras nada.

Durante la sesión una vez que se da con la Emoción Atrapada se va a la edad y con estos dos datos la persona suele poder conectarla con un evento. Hay veces que no es así, y la persona no se acuerda de lo ocurrido, en este caso es interesante que durante el tiempo de proceso se haga esa conexión. A veces esta práctica puede llevar a recordar eventos de la vida que se habían borrado, olvidado, y es necesario simplemente traerlos a la consciencia para transmutarlos, y sanarlos. El que no nos acordemos de algo porque lo hayamos borrado por ser traumático no quiere decir que no nos afecte, la mayoría de la población no sabe qué es una EA y sin embargo le afecta igual.

Últimamente, algo que no ocurría hace 6 meses, he notado que muchos clientes empiezan el tiempo de proceso antes de la sesión, a veces hasta 2 o 3 días antes; se encuentran mal físicamente o emocionalmente. Otras veces piensan o hablan de algo, o ven a una persona que hacía tiempo que no estaba presente, y en la sesión sale alguna Emoción Atrapada relacionada con ese asunto.

Cuando encontramos Emociones Heredadas, las demás personas que también son liberadas de la Emoción Heredada también pueden sentir igual de intensamente el proceso. En una ocasión estaba tratando a la hija de una clienta y liberamos una Emoción Atrapada de la madre; mi clienta. Al día siguiente esta clienta me llamó por la mañana diciéndome que se encontraba mal, que todo se le caía encima, y que necesitaba hacer una sesión de urgencia. En ese momento yo no podía, la cité para esa misma tarde. Esa tarde me dijo que ya no la necesitaba, que se había dado cuenta que estaba procesando, y me explicó que después de hablar conmigo habló con su hija, y que le contó que el día anterior habíamos encontrado una Emoción Atrapada Heredada de ella, y que era “abrumador”. Entonces se dio cuenta que así era exactamente como se sentía; abrumada, y entendió que simplemente estaba procesando. Esto fue fantástico para mí, me dio la oportunidad de experimentar directamente el proceso de las heredadas sobre las personas relacionadas a estas emociones que también liberamos. Por cierto, esta es la única ocasión en que trabajamos sobre una persona sin haber obtenido el permiso directo.

He descubierto que lo mejor para pasar este proceso es mimarse mucho, quererse, cuidarse, darse los caprichos que el Ser interno pide. Esto puede ser algo tan sencillo como dormir si se siente sueño, darse un paseo aunque las cosas queden por hacer, o llamar a esa persona que te viene una y otra vez a la cabeza.

Estela Davila

www.estela-davila.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *