¿Puede la Psicología Energética Acabar con el Dolor Crónico?

 susan_new3

Artículo de la psicóloga Susan Heitler, PhD de Denver sobre su experiencia con el Código de la Emoción.

El dolor es físicamente agotador y emocionalmente debilitante. Los síndromes del dolor físico pueden también intervenir con la habilidad de disfrutar de relaciones positivas, pueden crear problemas en el matrimonio, y la causa del caos en la habilidad de enfocarse de forma productiva en el trabajo. Afortunadamente, si estás sufriendo un dolor que no se quiere ir, hay una nueva alternativa a tomar medicación, someterse a una cirugía potencialmente difícil, o a continuar sufriendo.

La psicología energética es para la psicoterapia tradicional lo que los tratamientos médicos alternativos como la acupuntura es a la medicina tradicional. He conocido estas nuevas prácticas a través de Dale Petterson, uno de los terapeutas de mi oficina de consultas.

¿Pueden estos métodos psicológicos ayudar a aliviar el dolor físico a la vez que el emocional? Mi experiencia ha sido que por lo menos algunas veces sí. El efecto puede deberse en parte porque el dolor físico es a veces una manifestación de dolor emocional subyacente.

Yo he experimentado personalmente dos ejemplos. Y además he visto a Dale tratar a muchos de mis clientes cuyos dolorosos problemas físicos desaparecieron en respuesta a sus intervenciones.

Las estrategias de tratamiento que usa la psicología energética acceden y liberan energía emocional negativa. Cuando la gente experimenta una situación negativa, hablar de su dolor con alguien puede liberar o digerir la energía. Así es como funcionan las terapias orales, al igual que el hablar los problemas con los seres queridos puede tener un impacto optimista. Por contraste, cuando las emociones negativas como la tristeza, el enfado o la ansiedad no se liberan totalmente, dejan residuos energéticos negativos.

Curiosamente, los depósitos de almacenamiento de la energía negativa no se encuentran en el cerebro. Más bien, los depósitos específicos de almacenamiento para las memorias asociadas a las emociones negativas pueden encontrarse en cualquier órgano, glándula, músculo y hueso del cuerpo. Esa localización entones se hace vulnerable a un desorden físico y/o dolor. Los recuerdos negativos o residuos emocionales almacenados en el estómago conllevan problemas de estómago, en el pecho invitan al cáncer de pecho, en un hombro invitan al dolor en el hombro, etc.

Aquí hay dos ejemplos que yo he experimentado personalmente.
Durante varios meses me despertaba en medio de la noche con dolor en mi muslo izquierdo. El dolor, aunque no era agonizante, era lo bastante punzante como para despertarme. Le comenté este extraño fenómeno a Dale, el terapeuta energético. Le pregunté si podíamos experimentar para ver si la fuente del dolor era emocional y si era así, si su técnica podría solucionarlo.

Usando la técnica de kinersología muscular que describí en el post anterior “Your Brain Has Extraordinary Powers” , Dale encontró que de hecho sí había un componente emocional al dolor de mi muslo. Usando la técnica de Bradley Nelson el Código de la Emoción, descubrimos a qué edad se quedó la emoción atrapada y la situación específica en la que se produjo. El suceso tenía que ver con un episodio moderadamente desagradable que se produjo cuando tenía unos 14 años, un incidente que casi ni recordaba y que estaba asociado con una emoción moderadamente negativa.

Dale después me pasó un imán Magboy (un imán con bolas en él diseñado específicamente para este propósito) tres veces por mi espalda, por el meridiano gobernador (por mi espina dorsal) con la intención de liberar esta energía negativa.

Yo creí en ese momento que esa ligera memoria y el aparente pase trivial del imán no iban a hacer nada para aliviar el dolor que me había estado despertando cada noche. Sin embargo para mi sorpresa y placer esa noche el dolor no me despertó. De hecho, ha desaparecido totalmente.

Mi segunda experiencia con la terapia energética tenía que ver con un incidente casi letal. Un día en la comida me atraganté con salmón curado que estaba comiendo. Intenté bajar con agua la comida atascada bebiendo un sorbito. De repente me di cuenta de que el agua había sellado algo. No podía respirar.

Afortunadamente, estaba comiendo en el comedor de los médicos (mis oficinas están en el edificio médico del hospital) Le gesticulé al joven médico con quien había estado hablando que no podía respirar. Unas cuantas maniobras de Heimlich más tarde la comida se movió, y ya estaba bien.

Le conté a Dale Petterson sobre los espasmos que tuve al volver a mi despacho, reconociéndole que había estado experimentado este tipo de problemas digestivos cada vez con más frecuencia, recientemente tan frecuentemente como una o más veces a la semana. Hasta este episodio en el que había intentado bajar la comida atascada bebiendo agua, el problema había sido incómodo y un fastidio que se resolvia gradualmente en el curso de media hora más o menos. Ahora los espasmos me parecían más peligrosos.

Dale y yo decidimos usar la kinesología para testar si los espasmos tenían un componente emocional. La respuesta fue sí.

El método volvió a funcionar de forma maravillosa. La energía emocional almacenada en mi esófago resultó ser una “emoción heredada” una que había heredado por parte de la familia de mi padre. Estas emociones atrapadas se tratan con este sistema pasando el imán Magboy diez veces en vez de tres por el meridiano gobernador. Al igual que el procedimiento para eliminar el dolor de mi muslo por la noche, la intervención duró menos de cinco minutos en total.

El tratamiento fue hace seis meses. Desde entonces aún tengo que tener cuidado y masticar a conciencia antes de tragar, especialmente si la comida está seca y/o si mi nivel emocional se ha alterado por una conversación interesante. Sin embargo ya no tengo los espasmos digestivos. Además, si tengo la sensación de que la comida se ha quedado atascada se corrige por si sola en cuestión de minutos.

La idea de liberar emociones heredadas atrapadas pasando un imán por la espalda suena muy excéntrico. Pero sin embargo me siento definitivamente aliviada al no tener ya los espasmos digestivos.

El punto es que el fenómeno psicológico de la energía emocional negativa almacenada parece ser un componente real de muchos síndromes dolorosos. Digo esto porque muchos de mis clientes que ha tratado Dale han encontrado que después del tratamiento, su dolor de años de espalda, de hombros, de cuello, de estómago o de cabeza se han evaporado.

El caso más dramático de alivio de dolor físico que he visto fue en un hombre que había venido a mí por depresión a niveles de suicidio en respuesta a la post cirugía de un dolor de cuello crónico. El dolor ahora no le permitía casi movimiento alguno y era tan severo que le impedía trabajar o disfrutar de la vida. Le sugerí que probase a trabajar con Dale. Después de una sesión, el hombre volvió emocionado a nuestras oficinas al día siguiente. Estábamos todos impresionados de lo que había ocurrido después de liberar emociones atrapadas que contribuían a su dolor de cuello. Además de haber reemplazado su depresión con emociones positivas, también había recuperado toda la movilidad en su cuello, y tenía cero dolor de cuello. Podía volver a una vida feliz y productiva.

No tengo una explicación de cómo funciona el tratamiento de la psicología energética. Simplemente estoy relatando lo que yo personalmente he experimentado, y lo que he presenciado al trabajar en equipo con Dale Petterson cuando tratamos casos complejos de angustia psicológica.

p.d.
Hace dos meses le mencioné a Dale que por fin iba a ver a un médico por mi bastante severa apnea al dormir. Y entonces le pregunté si pensaba que el fenómeno podía tener un origen emocional. “Veamos”, dijo Dale, y usando el método del Código de la Emoción de Bradley Nelson que he descrito en otros posts sobre la psicología energética (ver más abajo). De nuevo todo el procedimiento duró menos de cinco minutos. Encontramos y liberamos varias emociones atrapadas. Lo que es totalmente raro—según mi marido, es que definitivamente los sonidos de mi apnea durante el sueño han disminuido significativamente y son menos intensos. Hmmm…
———————————————
Para más información sobre la psicología energética, por favor ver mis otros posts en mi blog. Aquí.

Susan Heitler, PhD psicóloga en la clínica de Denver y autora del programa de la educación de relaciones interactivas llamado PowerOfTwoMarriage.com.

Traducido por Estela Davila

Link del artícul original: aquí

La Importancia de la Intención y el Enfoque.

INTENCION Y ENFOQUE

Lo que todos queremos es ser felices. Todo lo que hacemos es porque pensamos que nos hará más felices, y sin embargo pocos consiguen serlo. Perseguimos los picos de dopamina, la química de la felicidad, buscamos en ese estímulo externo aquello que nos produzca ese subidón de placer que está detrás de toda satisfacción buscada en una adicción, la calada, la copa, el móvil, el azúcar, el sexo, la nueva conquista, la tele, la comida, el trabajo, el juego, lo que sea que nos dé el pico de dopamina que nos indica un estado de placer, y estamos convencidos de que necesitamos estímulos externos y tangibles para conseguirlo. Claro! se nos ha educado en la física Newtoniana… (un guiño a mi último artículo más abajo)

Pero en realidad ese pico de dopamina lo podemos obtener solos, a oscuras y en silencio con la intención y el enfoque, es en el qué y en el cómo centramos nuestra atención lo que determina nuestro estado de ánimo. No es qué nos pasa sino cómo nos tomamos lo que nos pasa. Siempre nos han dicho que la felicidad está en el interior, y ahora verdaderamente entiendo esta frase, aparte de que el Universo esté en nosotros y nosotros en él, que seguramente sea así desde muchas variantes, lo que sí veo claro y puedo llegar a asimilar enteramente es que tus emociones son un fiel reflejo de tus pensamientos, y es este tándem el que provoca los cambios químicos en el cuerpo.

Cuando estás en preocupación, en ansiedad, en estrés, en miedo todo tu cuerpo se prepara para combatir, cada célula de tu cuerpo percibe una amenaza y se pone alerta, entonces se organiza para defenderse, se para todo mantenimiento y crecimiento en el cuerpo; el sistema inmunológico queda en stand-by, la sangre se va de los órganos y del cerebro a las extremidades y los músculos, estamos en modo reacción y defensa no en respuesta sosegada y cotejada, se produce cortisol y adrenalina, se para la producción de serotonina y dopamina. Cada vez que te preocupas, que centras tu atención en lo que te falta, en lo que has perdido o lo que temes perder esto es lo que ocurre en tu cuerpo.

Sin embargo, si en ese momento eliges cerrar los ojos y centrar tu atención en lo bueno que hay en tu vida, puede que tardes un poco en encontrarlo porque quizá has estado enfocado en lo contrario, pero seguro que hay muchas cosas en tu vida que funcionan, tu salud, tu relación de pareja, tu trabajo, tus hijos, donde vives, y aunque todo esto vaya mal seguro que hay algo en tu vida que va bien, que te produce bienestar, una afición, una planta, un nieto, una mascota, una canción hay algo que si te envuelves en su pensamiento te produce bienestar, sosiego, tranquilidad, satisfacción, alegría, placer. Y entonces nuestro organismo hace todo lo contrario, la espalda y la columna vertebral se relajan totalmente, la respiración se hace profunda y pausada, entran en funcionamiento todos los sistemas de mantenimiento y crecimiento, creamos dopamina y gracias a eso la serotonina, que es la hormona que ayuda a tener equilibrio emocional, prolifera. Está clarísimo que nuestro estado emocional afecta directamente a la materia que compone nuestro cuerpo, de esto no hay duda alguna.

Cuando centras la mente en un recuerdo feliz o imaginas algo que te produce placer, amor, alegría al pensar en ello, cada célula de tu cuerpo lo percibe como si lo estuvieses experimentando –Sí, pero es irreal- dices – es una fantasía, no es la realidad, no lo estás experimentando, lo que cuenta es vivirlo, tenerlo, verlo, tocarlo – Pero para tus células es muy real, ellas reciben la información a través de las sensaciones y estas provienen de los pensamientos y las emociones. Porque las células de tu cuerpo no reaccionan a lo que tus sentidos físicos están experimentando, reaccionan a lo que tú interpretas, a través de tus sentidos físicos, que estás experimentando. Cuando estás en absoluto estrés, y ataques de pánico casi el 99% de las veces tampoco tiene que ver con la realidad, la realidad como dicen es subjetiva, está sujeta a la visión de cada cual, eso que tanto temes nunca acaba pasando, sin embargo todo tu sistema está en modo de alerta por ataque directo, y no hay nadie apuntándote con una pistola ni estás en medio de un desastre sísmico, está producido por cómo estás enfocando tu mente. Por cómo eliges enfocar esa situación.

Por lo tanto el que te imagines algo que te produzca placer, felicidad, alegría, es igual de real o irreal que la preocupación y el miedo. Para las células el recuerdo o la imaginación son muy reales, porque producen una sensación, y esa sensación para tus células es muy real, para el conjunto de tus órganos es muy real, para el estado de tu cuerpo y de tu mente es muy real, para tu estado de ánimo y la química de tu cuerpo es muy real, para las personas que interactúan contigo es muy real. Porque nuestro estado de ser nos afecta directamente a nosotros pero nosotros también afectamos a los de nuestro alrededor. Tu estado de ánimo y tu percepción de las cosas afectan tu entorno, lo impregnas de ti, y esto sí es muy real. Esto es lo que crea tu experiencia y tu realidad.

Pero para que crees lo que quieres crear en tu realidad es importante saber qué quieres. Para poder centrar la mente en algo que te haga sentir feliz cuando te estás sintiendo mal es fundamental que sea algo poderoso, en lo que creas y quieras desde el Ser, no desde el intelecto, para que la dopamina sea natural y verdaderamente nutritiva. Para poder centrar la atención (enfoque) se necesita un Propósito (intención). Sin meta no hay receptor de lo que creas, no hay dirección, y sin dirección la energía se pierde, se desparrama, y cuando eso pasa se dispara la inseguridad y el miedo. Para crear se necesita un Propósito (qué me mueve por dentro, qué es lo que verdaderamente quiero, qué me hace feliz cuando lo estoy haciendo, qué hay en mí que se muere por salir y ser compartido, qué es lo que no puedo dejar de hacer), la intención define la calidad de lo que vas a crear, la intención está en la base de la evolución del individuo y es lo esencial. Si la intención está basada en el amor aunque el acto sea percibido como negativo es más elevado que un acto bonito basado en el miedo.

El enfoque también es fundamental para llegar a materializar eso que quieres para ser feliz y que parece tan inalcanzable, para mantener nuestro cuerpo, mente y estado emocional estable es fundamental, como hemos visto, centrar nuestra mente en algo que nos siente bien, y para esto es necesaria la esperanza. Porque la esperanza es lo que va a hacerte creer que puedes crear lo que quieras, y entonces tu mente podrá recrear esas ideas en tu interior de forma que te sienten bien, de forma que lo veas como un proceso, un camino, un desarrollo, y no como un sueño inalcanzable e irreal. La meta/intención aporta las ganas, el sentido, la dirección, y la confianza/enfoque la fuerza y la ilusión necesaria para ser constante.

EJERCICIO:

Incluyo un proceso para asentar tu intención y tu enfoque por si te apetece jugar con él.

1- Asentar la Intención, Propósito, Meta – 

Esto puede responderse pensando en el futuro inmediato como el hoy, o más a largo plazo como para la vida. Lo ideal sería hacer ambos, primero a largo plazo y después para hoy, esta semana, este mes, este año… lo que más te llame

-Un propósito

-Una ilusión

-Una razón

-Una misión

2- Enfoque, Esperanza – 

Es fundamental que la cabeza vea la posibilidad de que cada una de esas cosas se puedan cumplir, así que vas a buscar argumentos para cada una de ellas abriendo esa posibilidad. Te vas a decir cosas como; puede que no sea fácil pero se ha conseguido antes, esta persona y esta otra (buscas ejemplos a tu alrededor o gente conocida) lo han hecho. Si ellos han podido es que se ha hecho antes, hay muchas personas que lo han creado, que lo han experimentado, si ellos pueden yo también tengo esa posibilidad. La verdad que se me da bien esto, tengo aptitudes para ello, y me encanta hacerlo. Cuando me dedico a ello, lo experimento aunque solo sea en pensamiento, me sienta bien, y si algo me sienta tan bien, es que es bueno para mí y que por lo tanto lo haré bien, se me da bien…

Usa tus propias palabras para abrir un espacio en tu mente a la posibilidad real de que eso que quieres, que sabes que te hará feliz y que parece tan inalcanzable es perfectamente posible. Porque puedes crearlo todo pero primero te tienes que creer que es posible.

 TIP

Para centrar tu atención en algo que te de fuerzas para dejar un hábito o una adicción debe ser algo que sea inamovible, que no cambie dependiendo de las circunstancias. Una pasión, una misión, una idea, una visión, una piedra angular para  ti, que sea permanente.

Las 4 Hipótesis Erróneas que Nos Están Llevando a la Extinción

 Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado te darás cuenta de que no puedes comer dinero.

–Jefe Indio Noah Sealth

 

Las leyes básicas y fundamentales que rigen esta civilización no sólo nos privan de nuestro poder, sino que además no son ciertas. Este sistema de creencias nos está llevando a la destrucción del planeta y a nuestra propia extinción. Que esta sociedad esté basada en el miedo y la competencia no es algo fortuito, los que instigan y sostienen este sistema de creencias son los que están en la cúspide de él, y saben bien que somos seres energéticos en esencia, saben cómo funciona la Ley de la Atracción y la usan para mantener este sistema de valores en funcionamiento. Aunque parezca un guion de ciencia ficción no lo es, a los amos del mundo les interesa mantener estos sistemas de creencias porque hacen a la gente sumisa, temerosa y manipulable. Estas premisas que nos rigen no apoyan la evolución de nuestra especie, ni la del planeta en su conjunto, solo apoyan el sistema de valores creado por el mercado de la economía, y para que este sistema artificial se pueda sostener debe tener unas cuantas teorías reconocidas para que lo aceptemos y obedezcamos.

 La evolución no tiene que ver con cuánto dinero generes, cuánto poder has conseguido ni la fama que has adquirido, esto a la naturaleza, que es el entorno que sostiene toda vida, no le importa en absoluto. Al planeta le da igual cuántos individuos salen en Vanity Fair, cuántos obtienen el premio nobel, o hacen la portada de la revista Forbes, o quién es el más deseado del año, lo que le importa es lo que está haciendo el colectivo. Y en esto estamos fallando estrepitosamente, por causa de la intención del hombre hay especies que ayudan a mantener el sistema ecológico desapareciendo a millares, hay guerras que causan un dolor y un miedo que hacen imposible o muy difícil que la Consciencia crezca en esos corazones, las sociedades ponen por delante del bienestar de las personas, de los animales y del ecosistema al dinero, y esto nos parece normal, puede que no nos parezca bien, pero nos parece normal, lo aceptamos como natural. Y lo aceptamos porque se nos han implantado una serie de creencias colectivas que defienden esta metodología y la sustentan, y todas ellas sin excepción están diseñadas para despojarnos de todo poder personal, creando seres miedosos, sin confianza e ignorantes.

Las 4 hipótesis erróneas que forman la cultura basada en el miedo.

  • Genética y el ADN – Nuestros genes determinan quienes somos El ADN controla la estructura y el funcionamiento de cada célula, con la capacidad de crear copias exactas de sí mismo, tras un proceso llamado replicación, en el cual el ADN se replica. Y en qué se replica depende totalmente de su herencia genética.

Tu Consciencia determina quién eres. “El momento en el que cambias tu percepción es el momento en el que re-escribes la química de tu cuerpo” – Bruce Lipton padre de la epigenética.

 Puedes crear 30.000 respuestas diferentes de una sola plantilla del ADN dependiendo de tu percepción del mundo en el que vives. La teoría de que tu herencia genética determina qué enfermedades o hábitos vas a desarrollar es errónea. El ADN no determina nada, es la plantilla de dónde se saca una copia de lo que se necesita, pero el que determina qué va a reproducirse no lo decide el ADN sino la percepción del ser al que esa célula pertenece. El comportamiento de la célula no está programado desde el nacimiento, nosotros tenemos mucho que ver con qué gen se activa o desactiva, el gen no está al mando, es el entorno el que lanza una señal (pensamiento y emoción) que activará la expresión del gen necesaria. Si la proteína requerida no está presente en la célula entonces irá al ADN y producirá la copia del gen que está pidiendo la señal. Nos adaptamos al entorno que percibimos.

Las células siempre se mueven hacia las señales positivas; comida y crecimiento. Las células siempre se apartan de señales negativas; toxinas. Pero una célula no puede hacer las dos cosas al mismo tiempo, el ser humano es igual, está en estado de crecimiento o de protección. Cuando estás operando desde el miedo, el estrés, la competencia estás parando tu crecimiento, cuando estás operando desde  la apreciación, la confianza, la tranquilidad estás en crecimiento.

Podemos coger casi cualquier persona que vive en una ciudad de cualquier país occidental, seguramente esté viviendo una gran parte del día en estrés, ansiedad y miedo por el trabajo, por la salud, por el dinero, por los hijos, por las relaciones, el tiempo, o por todo a la vez. El estado de estrés está justificado por las creencias colectivas sobre la falta de poder individual y la competencia, lo cual da información a la célula, que oye que un gran peligro acecha y pone al cuerpo en estado de lucha o huida, un mecanismo de auto-reflejo usado en momentos críticos, donde tienes que decidir si pelear o salir corriendo para salvar la vida. Entonces las células responden a esta percepción, no saben si la produce el ataque inminente de un león o que no vas a llegar a tiempo acoger el autobús, las células responden a ella enviando toda la sangre hacia los músculos de las extremidades para poder salir corriendo, dejando las vísceras sin ella, lo cual frena el mantenimiento de éstas. También pone en stand-by el sistema inmunológico, que en momentos puntuales no es tan necesario como la energía necesaria para salir corriendo o pelear, y por esto mismo la sangre que riega el cerebro también disminuye su caudal. Por lo tanto en este estado el comportamiento de la persona se rige más por los reflejos que por el sentido común y la lógica, es decir cuando estás bajo estrés te vuelves más tonto y más enfermizo y todo se debe a la percepción de la persona, no realmente a una verdad objetiva de la situación, porque en nuestro día a día no nos solemos encontrar con una fiera a punto de comernos, ni una catástrofe medioambiental ni alguien apuntándote con una pistola, sino con situaciones cotidianas en las que tenemos elección, y esta dependerá  de cómo las enfocamos y cómo respondemos a ellas.

  • La Física Newtoniana – Todo lo que hay es el mundo físico y químico- La física explica el mecanismo de cómo funciona el mundo y la Newtoniana dice que todo lo que hay es el mundo físico y químico. Que la energía y la materia no interactúan, por lo tanto como tu cuerpo es una cosa física sólo se debe tener en cuenta su mecanismo físico.

Esta teoría deja fuera el campo energético. En 1925 se probó que esto no era así porque la física reconoció que  un átomo es un vórtice de energía, por lo tanto la energía está integrada dentro de todo, es más la materia está hecha de energía; dijo Albert Einstein que El Campo (energético) es el único agente que gobierna la materia (las partículas).

Y por qué es esto tan relevante para nosotros y nuestras creencias, porque tus pensamientos son energía, tus emociones son energía y según pasan por tu sistema modifican el comportamiento de tus átomos. Si no tenemos en cuenta la energía, es decir; el campo invisible en movimiento que da forma a la materia, entonces crearemos nuestra vida y experiencias de forma aleatoria, no consciente. Esta teoría nos quita el poder de ser conscientes de lo que estamos creando, y el conocimiento de cómo lo hacemos. Nuestros pensamientos , creencias y expectativas afectan directamente a la materia que compone nuestro cuerpo.

Esto está más que demostrado con el efecto placebo y el efecto nocebo. Voy a ilustrar estos dos efectos con dos historias reales que determinan la importancia de las creencias sobre nuestro cuerpo físico.

El Efecto Placebo – Un médico de Huston decidió hacer un estudio sobre la cirugía artroscópica de rodilla, esta lleva dos fases, en una se extrae todo el líquido acumulado en la rodilla y en la segunda se raspa para limpiar el área. Su experimento consistía en averiguar cuál de las dos era más beneficiosa, entonces practicaría solo una en un número de pacientes y la otra en otro grupo de pacientes para ver qué resultados obtenía. Una enfermera de su equipo le dijo que debía también incluir un grupo de placebos para que fuese un experimento en toda regla, así que aunque le parecía ridículo lo hizo. A este grupo, les hacía las dos incisiones y las volvía a suturar sin tocar nada más, durante la supuesta operación el paciente estaba consciente mientras el cirujano hacía que le practicaba la operación, no veía su rodilla que estaba tapada para él, pero sí una pantalla con una operación real grabada previamente que el cirujano iba comentando simulando que era la que estaba en proceso. Los resultados del experimento fueron iguales en todos los grupos. Todos se beneficiaron  de la intervención en la misma medida, y el cirujano tuvo que admitir que lo que en realidad hacía era practicar un placebo muy elaborado y muy costoso.

El Efecto Nocebo- A uno de los mejores amigos de Deepak Chopra le encontraron una mancha en un pulmón, le dieron 3 meses de vida. A los 3 meses se murió. Después de su muerte un colega suyo estaba recogiendo su despacho y encontró unas radiografías de 20 años atrás, en esas radiografías ya se encontraba la misma mancha en el pulmón, llevaba ahí 20 años o más sin causar problema alguno, fue cuando un médico le dio la sentencia de muerte y él se la creyó cuando esas células se activaron para responder a la información recibida.

La mente afecta poderosamente al resto de las células del cuerpo, éstas reciben la información que manda el cerebro y actúan sobre ello, la percepción del individuo es su fuente de información.

  • La Teoría de la Evolución de Darwin – La lucha competitiva por  la propia existencia es lo ideal para la evolución de la especie- La evolución biológica explica que los seres vivos tienen un mismo origen y van cambiando muy poco a poco. La selección natural establece que las condiciones del medioambiente determinan y seleccionan la reproducción de los organismos vivos y que el más fuerte debe sobrevivir para pasar sus genes más evolucionados. La selección natural fue propuesta por Darwin como medio para explicar la evolución biológica.

Los paleontólogos, que son los que leen los fósiles, no encuentran evidencia alguna de la transición de la supuesta evolución en las especies, más bien cada nueva especie aparece abruptamente. Y los físicos encuentran que las diferentes probabilidades que un determinado gen pueda adquirir por azar son tan numerosas que el que se diese con la información correcta en la secuencia del ADN que produciría la nueva transformación viable al azar sería casi imposible, y esto tendría que repetirse miles de veces hasta la evolución final de cada especie. La realidad a la que están llegando los científico es que si extraemos la Consciencia o una inteligencia que esté dirigiendo la evolución, es decir introduciendo información específica, no sería posible la vida ni la enorme diversidad y complejidad de las especies.

Los antropólogos encontraron que durante 400.000 años no se produjo evolución alguna; durante todo ese tiempo se usaron las mismas herramientas, los mismos hábitos, comían lo mismo, hacían lo mismo, no hubo cambio alguno, y de repente hace 30.000 años hubo un cambio drástico en la evolución del ser humano, pensaron que sería un cambio genético, un cerebro más grande, pero no encontraron nada diferente, no tuvo nada que ver con la evolución del individuo, pero tuvo todo que ver con la evolución de la comunidad. Hasta entonces las comunidades eran muy pequeñas, si alguien desarrollaba una idea no se podía expandir en ella, no había mentes suficientes para ello, por ejemplo para poder llegar a producir un ordenador hicieron falta unas 50.000 ideas de individuos diferentes, por lo tanto la supervivencia y la evolución de las especies depende de la cooperación y la comunidad.

Esto hecha para abajo la otra parte de la teoría de Darwin que es la de la selección natural y la supervivencia del más apto, que se basa en la competencia ya que según él cada generación producía más individuos de los que podían sobrevivir. Este concepto está basado en la falsa creencia de la escasez, el planeta tiene los recursos para mantenernos a todos con vida, lo que falla es el uso y abuso y la distribución de ellos, no su escasez, y lo que impulsa esto es la teoría de la competencia y no la mentalidad de la cooperación y la comunidad que es sobre lo que se basa la evolución, esto es lo que las pruebas indican a todos los niveles. Peter Kropotkin, otro importante estudioso de la evolución contemporáneo a Darwin publicó “El Apoyo Muto: un factor de la evolución – 1902”, donde sostiene que lo que es más ventajoso en la naturaleza para la evolución es la cooperación, y la ayuda mutua. Pero este quedó en el olvidó porque se decidió impulsar la teoría de Darwin.

Aquí estamos pensando que la evolución tiene que ver con obtener un cerebro más grande, o un sexto dedo del pie… pero hace ya tiempo que la fisionomía del ser humano ha dejado de evolucionar, lo que ha de evolucionar ahora es la Consciencia, y estas teorías que impulsan al ser humano a creer en el miedo, la escasez y la competencia son contrarias a la evolución de la Consciencia, que dice todo lo contrario, la unión, la abundancia y la cooperación es el siguiente paso para la evolución.

  • Los dogmas científicos y religiosos – Los proveedores de La Verdad para las civilizaciones. “Mi verdad es la única verdad – todos los demás responden a sistemas de creencias, no a la realidad.”

Las creencias religiosas y científicas que han formado las bases de las ultimas civilizaciones sugieren que estamos separados de muestro entorno. Las religiones dicen: Dios creó el entorno y después depositó al humano. La ciencia dice: fuimos creados por accidentes aleatorios sin propósito alguno y estamos en la cima de todas las especies.

Las dos son erróneas; “no estamos separados de nuestro entorno, sin él nuestro cuerpo físico no podría sobrevivir, y todo organismo introducido en el entorno fue introducido por la naturaleza con la intención y el propósito de crear armonía y equilibrio y conexión para la evolución del ecosistema, porque los organismos anteriores estaban creando desequilibrio” Bruce Lipton.

Cada nuevo organismo tiene más poder para influenciar el entorno que los que le precedieron. El ser humano tiene más consciencia y por lo tanto más responsabilidad ya que podemos afectar a nuestro entorno mucho más que organismos más básicos, y fuimos introducidos por la naturaleza para crear más armonía. Los dogmas religiosos nos quitaron esta responsabilidad al quitarnos todo poder personal doblegándonos a leyes que limitaban nuestro desarrollo creativo, y la ciencia nos separa del entorno haciéndonos por un lado victimas del azar y por otro nos pone es su cúspide separándonos de la naturaleza y demás seres sintientes, lo que nos da una falsa sensación de tener el derecho sobre todo organismo menos desarrollado. La intención era que nosotros con una mayor consciencia trajésemos más armonía y hemos hecho todo lo contrario. Ya ha habido otras extinciones antes y la naturaleza puede volver a extinguirnos si no hacemos lo que se requiere de nosotros que es cooperar y atender al maravilloso jardín que es este planeta. Esto más o menos es lo que están diciendo los científicos independientes que no toman ningún dogma cómo cierto, de la talla de Bruce Lipton, Tom Campbell, Gregg Braden, y cada vez más.

La gran mayoría de la población mundial piensa que uno para tener las necesidades básicas para vivir debe “ganárselo” y sino el que esté en la calle pasando frío y hambre, incluso con hijos pequeños, será porque se lo merece, debe ser un vago o  un perdedor, o algo peor… por otro lado hay gente que tiene todos los recursos materiales que quiere sin “habérselos ganado” sin embargo este es un crack, listo o algo mejor… y así aceptamos y tomamos como válidas las normas y leyes de los únicos que nunca experimentarán sus consecuencias más injustas. Mientras la sociedad no empiece a cambiar el dinero y el poder como valor supremo por el bienestar común de nosotros y el planeta en su conjunto, seguiremos teniendo políticos que se sigan rigiendo por este valor y su moral.

Es necesario un cambio en nuestra Conciencia, y este cambio que debe producirse a nivel global ya que el conjunto es lo que prima, debe primero hacerse en cada individuo, porque solo las personas pueden cambiarse a sí mismas, ya que el cambio es interno, es una decisión interna, y la intención es la que cuenta, no la acción. Ésta debe ser una elección consciente.

La evolución humana se basa en el amor, cuanto más amor podemos desarrollar en nosotros mismos más evolucionamos. Y quizá toque aquí definir qué es realmente el amor: El amor se basa en la intención interna, en una decisión hecha desde el Ser, hay veces que detrás de una bofetada hay amor, y detrás de un beso hay desprecio, lo que hace que uno evolucione es qué intención tiene, y que esta se base en bajar la entropía como dice Tom Campbell, es decir; crear armonía a nuestro alrededor, o dicho de otra manera reducir el caos, el sufrimiento es el mayor caos. Tenemos elección, siempre tenemos elección y el amor se basa en elegir aquello que produzca más armonía y bienestar al conjunto.