La Importancia de la Intención y el Enfoque.

INTENCION Y ENFOQUE

Lo que todos queremos es ser felices. Todo lo que hacemos es porque pensamos que nos hará más felices, y sin embargo pocos consiguen serlo. Perseguimos los picos de dopamina, la química de la felicidad, buscamos en ese estímulo externo aquello que nos produzca ese subidón de placer que está detrás de toda satisfacción buscada en una adicción, la calada, la copa, el móvil, el azúcar, el sexo, la nueva conquista, la tele, la comida, el trabajo, el juego, lo que sea que nos dé el pico de dopamina que nos indica un estado de placer, y estamos convencidos de que necesitamos estímulos externos y tangibles para conseguirlo. Claro! se nos ha educado en la física Newtoniana… (un guiño a mi último artículo más abajo)

Pero en realidad ese pico de dopamina lo podemos obtener solos, a oscuras y en silencio con la intención y el enfoque, es en el qué y en el cómo centramos nuestra atención lo que determina nuestro estado de ánimo. No es qué nos pasa sino cómo nos tomamos lo que nos pasa. Siempre nos han dicho que la felicidad está en el interior, y ahora verdaderamente entiendo esta frase, aparte de que el Universo esté en nosotros y nosotros en él, que seguramente sea así desde muchas variantes, lo que sí veo claro y puedo llegar a asimilar enteramente es que tus emociones son un fiel reflejo de tus pensamientos, y es este tándem el que provoca los cambios químicos en el cuerpo.

Cuando estás en preocupación, en ansiedad, en estrés, en miedo todo tu cuerpo se prepara para combatir, cada célula de tu cuerpo percibe una amenaza y se pone alerta, entonces se organiza para defenderse, se para todo mantenimiento y crecimiento en el cuerpo; el sistema inmunológico queda en stand-by, la sangre se va de los órganos y del cerebro a las extremidades y los músculos, estamos en modo reacción y defensa no en respuesta sosegada y cotejada, se produce cortisol y adrenalina, se para la producción de serotonina y dopamina. Cada vez que te preocupas, que centras tu atención en lo que te falta, en lo que has perdido o lo que temes perder esto es lo que ocurre en tu cuerpo.

Sin embargo, si en ese momento eliges cerrar los ojos y centrar tu atención en lo bueno que hay en tu vida, puede que tardes un poco en encontrarlo porque quizá has estado enfocado en lo contrario, pero seguro que hay muchas cosas en tu vida que funcionan, tu salud, tu relación de pareja, tu trabajo, tus hijos, donde vives, y aunque todo esto vaya mal seguro que hay algo en tu vida que va bien, que te produce bienestar, una afición, una planta, un nieto, una mascota, una canción hay algo que si te envuelves en su pensamiento te produce bienestar, sosiego, tranquilidad, satisfacción, alegría, placer. Y entonces nuestro organismo hace todo lo contrario, la espalda y la columna vertebral se relajan totalmente, la respiración se hace profunda y pausada, entran en funcionamiento todos los sistemas de mantenimiento y crecimiento, creamos dopamina y gracias a eso la serotonina, que es la hormona que ayuda a tener equilibrio emocional, prolifera. Está clarísimo que nuestro estado emocional afecta directamente a la materia que compone nuestro cuerpo, de esto no hay duda alguna.

Cuando centras la mente en un recuerdo feliz o imaginas algo que te produce placer, amor, alegría al pensar en ello, cada célula de tu cuerpo lo percibe como si lo estuvieses experimentando –Sí, pero es irreal- dices – es una fantasía, no es la realidad, no lo estás experimentando, lo que cuenta es vivirlo, tenerlo, verlo, tocarlo – Pero para tus células es muy real, ellas reciben la información a través de las sensaciones y estas provienen de los pensamientos y las emociones. Porque las células de tu cuerpo no reaccionan a lo que tus sentidos físicos están experimentando, reaccionan a lo que tú interpretas, a través de tus sentidos físicos, que estás experimentando. Cuando estás en absoluto estrés, y ataques de pánico casi el 99% de las veces tampoco tiene que ver con la realidad, la realidad como dicen es subjetiva, está sujeta a la visión de cada cual, eso que tanto temes nunca acaba pasando, sin embargo todo tu sistema está en modo de alerta por ataque directo, y no hay nadie apuntándote con una pistola ni estás en medio de un desastre sísmico, está producido por cómo estás enfocando tu mente. Por cómo eliges enfocar esa situación.

Por lo tanto el que te imagines algo que te produzca placer, felicidad, alegría, es igual de real o irreal que la preocupación y el miedo. Para las células el recuerdo o la imaginación son muy reales, porque producen una sensación, y esa sensación para tus células es muy real, para el conjunto de tus órganos es muy real, para el estado de tu cuerpo y de tu mente es muy real, para tu estado de ánimo y la química de tu cuerpo es muy real, para las personas que interactúan contigo es muy real. Porque nuestro estado de ser nos afecta directamente a nosotros pero nosotros también afectamos a los de nuestro alrededor. Tu estado de ánimo y tu percepción de las cosas afectan tu entorno, lo impregnas de ti, y esto sí es muy real. Esto es lo que crea tu experiencia y tu realidad.

Pero para que crees lo que quieres crear en tu realidad es importante saber qué quieres. Para poder centrar la mente en algo que te haga sentir feliz cuando te estás sintiendo mal es fundamental que sea algo poderoso, en lo que creas y quieras desde el Ser, no desde el intelecto, para que la dopamina sea natural y verdaderamente nutritiva. Para poder centrar la atención (enfoque) se necesita un Propósito (intención). Sin meta no hay receptor de lo que creas, no hay dirección, y sin dirección la energía se pierde, se desparrama, y cuando eso pasa se dispara la inseguridad y el miedo. Para crear se necesita un Propósito (qué me mueve por dentro, qué es lo que verdaderamente quiero, qué me hace feliz cuando lo estoy haciendo, qué hay en mí que se muere por salir y ser compartido, qué es lo que no puedo dejar de hacer), la intención define la calidad de lo que vas a crear, la intención está en la base de la evolución del individuo y es lo esencial. Si la intención está basada en el amor aunque el acto sea percibido como negativo es más elevado que un acto bonito basado en el miedo.

El enfoque también es fundamental para llegar a materializar eso que quieres para ser feliz y que parece tan inalcanzable, para mantener nuestro cuerpo, mente y estado emocional estable es fundamental, como hemos visto, centrar nuestra mente en algo que nos siente bien, y para esto es necesaria la esperanza. Porque la esperanza es lo que va a hacerte creer que puedes crear lo que quieras, y entonces tu mente podrá recrear esas ideas en tu interior de forma que te sienten bien, de forma que lo veas como un proceso, un camino, un desarrollo, y no como un sueño inalcanzable e irreal. La meta/intención aporta las ganas, el sentido, la dirección, y la confianza/enfoque la fuerza y la ilusión necesaria para ser constante.

EJERCICIO:

Incluyo un proceso para asentar tu intención y tu enfoque por si te apetece jugar con él.

1- Asentar la Intención, Propósito, Meta – 

Esto puede responderse pensando en el futuro inmediato como el hoy, o más a largo plazo como para la vida. Lo ideal sería hacer ambos, primero a largo plazo y después para hoy, esta semana, este mes, este año… lo que más te llame

-Un propósito

-Una ilusión

-Una razón

-Una misión

2- Enfoque, Esperanza – 

Es fundamental que la cabeza vea la posibilidad de que cada una de esas cosas se puedan cumplir, así que vas a buscar argumentos para cada una de ellas abriendo esa posibilidad. Te vas a decir cosas como; puede que no sea fácil pero se ha conseguido antes, esta persona y esta otra (buscas ejemplos a tu alrededor o gente conocida) lo han hecho. Si ellos han podido es que se ha hecho antes, hay muchas personas que lo han creado, que lo han experimentado, si ellos pueden yo también tengo esa posibilidad. La verdad que se me da bien esto, tengo aptitudes para ello, y me encanta hacerlo. Cuando me dedico a ello, lo experimento aunque solo sea en pensamiento, me sienta bien, y si algo me sienta tan bien, es que es bueno para mí y que por lo tanto lo haré bien, se me da bien…

Usa tus propias palabras para abrir un espacio en tu mente a la posibilidad real de que eso que quieres, que sabes que te hará feliz y que parece tan inalcanzable es perfectamente posible. Porque puedes crearlo todo pero primero te tienes que creer que es posible.

 TIP

Para centrar tu atención en algo que te de fuerzas para dejar un hábito o una adicción debe ser algo que sea inamovible, que no cambie dependiendo de las circunstancias. Una pasión, una misión, una idea, una visión, una piedra angular para  ti, que sea permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *