La Meta

todo es posible

Lo que consigues al conseguir tus metas no es tan importante como en lo que te conviertes al conseguir tus metas.

Henry David Thoreau.

 

REFLEXIÓN

Después de la claridad viene la meta, y cómo llevarla a cabo.

Según Abraham (Abraham-Hicks) hay tres pasos para la creación, el Primero es pedir, lo hacemos cada vez que nos gusta algo y cada vez que no, es decir, lo hacemos constantemente.  Segundo paso, la Ley de la Atracción entra en acción y atrae multitud de posibilidades hacia nosotros de eso que hemos pedido. Tercer paso, y el más difícil, el recibirlo. El permitir que entre en nuestra experiencia. Para esto, para llegar a la meta, es fundamental creer que es posible.

Lo importante que es creerse las cosas para poder crearlas.

La potencia de la creencia está probada por experimentos científicos, dónde el efecto placebo, es decir el efecto del pensamiento sobre el cuerpo físico, obtiene el mismo porcentaje de éxito que si a la persona se le da medicamentos, o se le opera; se hizo una experiencia con operaciones de rodillas en que a la mitad se le operaba y a la otra mitad se hacía como que se le operaba, los puntos, etc, pero no se le hacía nada, y el porcentaje de éxito fue el mismo. Entonces, cabe pensar que lo que cura es la creencia en el tratamiento y en el médico, no el procedimiento en si. Ocurre lo mismo con los medicamentos, podrían dar pastillitas de estevia (por no usar azúcar…), y así además nos ahorraríamos los dañinos y tóxicos efectos secundarios que llevar las drogas médicas.

Creer para Ver

Es creer para ver,  y no ver para creer. Se nos ha enseñado al revés, por eso la realidad siempre nos muestra el reflejo de nuestras creencias, y nos cerciora en ellas hasta que se vuelven invisibles, y se convierten en el “saber” que algo es así, darlo como un hecho, no como una creencia. El saber algo es el experimentarlo, el creer algo es esperar que sea así. Puedes averiguar si algo es una creencia/saber si eres consciente de tus pensamientos. No pases por alto pensamientos que contienen “nunca”, “siempre”, compaginado con “los hombres”, “las mujeres”, “los gitanos”, “los cristianos”, “los animales”… muchas veces son creencias invisibles, que experimentamos una y otra vez por la Ley de la Atracción, y damos por hecho que son realidad. Y lo son, son la realidad que estamos creando!! Entonces, muchas veces, pensamos que estamos bloqueados, o que algo nos está bloqueando, y son estas creencias que contradicen lo que deseamos; «si eres artista vivirás debajo de un puente.», «la gente con dinero es mala», «la letra con sangre entra», «la vida es dura e injusta.» Ahí van unas de las más comunes y generales.

La energía nunca está bloqueada

El estar bloqueado es el subproducto de la falsa creencia de que algo tiene fin.  El sentimiento de estar bloqueado es la consciencia del deseo de algo y ninguna noción presente de qué hacer al respecto. Por lo tanto cuando uno está bloqueado no sabe qué hacer, o lo que está haciendo no funciona. Estas dos cosas implican aplicar ideas basadas en la acción para desbloquearte.

Pero la energía nunca está bloqueada, siempre está en movimiento. Tú estás yendo con ella o no. Si sientes que estás bloqueado hay dos cosas que puedes hacer para «desatascarte», una es hacer que la energía se mueva más rápido, y dos dejar ir de la resistencia.

La forma de hacer que la energía se mueva más rápido es ampliando el deseo, intentando más cosas, esforzándote más, dándole más energía y más fuerza al deseo. Si no hay relajación, es decir el permitir la recepción; pensar menos, esforzarse menos, hacer menos, entonces la resistencia creada se hará más fuerte y el bloqueo o la sensación de bloqueo se amplificará.  Hay una analogía que describe esto muy bien, se refiere al nido de un castor y la corriente del río. El nido del castor es la resistencia, esto puede representar una creencia, (o cualquier otro bloqueo que impide la recepción de lo creado y deseado), cuánto más creas que tienes que seguir «haciendo» para crear aquello que ya has creado simplemente con el imaginarlo,  más reforzarás esa resistencia, ese nido. Pero el flujo de energía no cesará de seguir fluyendo, y cuánta más resistencia hagas más corriente creará, y finalmente la energía vencerá y arrastrará el nido, pero esta manera puede ser muy dura, y ardua. Es mejor dejar ir, y tener un viaje más suave.

bäverdamm 2

 La segunda opción es la de dejar ir de la resistencia. La resistencia la puede crear una creencia, un patrón de comportamiento emocional como la preocupación, o el pesimismo, etc. El dejar ir de la resistencia implica el tener una visión clara de lo que se quiere, sentir cómo se siente al tenerlo, saber que el pedido está hecho, y dejar ir del tema agradecido porque sabes que está en camino. Punto. Cada vez que pienses en ello que sea por el placer de saborear la anticipación del pedido.

El sueño nunca se completa, siempre hay algo más que imaginar…

Siempre va a haber cambio, hay veces que lo que percibimos como la meta tarda en llegar, la gran mayoría de las veces la causa son resistencias, otras, las que menos, es que todo lleva su momento, quizá más aprendizaje, quizá falta un poco para que otras cosas se coloquen antes. Aunque tú no lo notes o lo veas, la energía siempre está trayéndote aquello que has pedido, la Fuente de Energía, Todo Lo Que Es, Dios, sabe cada cosita que has pedido, verbalmente o no verbalizada desde que has nacido, y todo está alineado y desarrollándose a medida que tus preferencias van cambiando, a la espera de que te lo creas, te relajes y lo dejes entrar en tu percepción y tu realidad.

EJERCICIO

-Indaga en tus creencias- El cerebro no sabe si lo que estás pensando es real, simplemente sigue la dirección que tú le des.

Escoge aquello que deseas y no ocurre, y hazte preguntas sobre ello, por ejemplo con respecto a la abundancia:

¿Te ves a ti mismo como alguien que está ganando más de lo necesario?  tanto como si lo ganas como si no.

¿Te ves a ti mismo como alguien que tiene y es más que suficiente?

A lo mejor no te lo crees, si es así simplemente ábrete a ello.

¿Ves un mundo que tiene lo suficiente para darte la experiencia de tener más que suficiente? ¿piensas entonces que los recursos son limitados? ¿que no hay para todo el mundo

¿Cómo me ve a mí el mundo?

Eeeee, todo el mundo! Ella no es suficiente!!, No vale tanto…

O, eee, todo el mundo! Mirad que valiosa es, qué talento tiene…

¿Ves un mundo poco dispuesto e incapaz de darte lo que quieres?

¿Ves un mundo que tiene mucho dinero, recursos, experiencias que darte?

¿Ves en ti a alguien que puede crearlo y serlo?

El tener la visión de cómo ves el mundo y su voluntad de ayudarte, y cómo te ves a ti de alineada con tu deseo es fundamental para experimentarlo.

TIP

El saber que necesitas algo, creará esa necesidad. El saber que eres algo (lo que sea), lo creará también. Si este te parece un salto muy grande entre lo que piensas que eres capaz de ser o conseguir, y lo que deseas ser o conseguir, empieza por empezar a recrear la idea de que es posible. Haz que tu mente busque razones por las que sí sería posible que lo obtengas. La mente está diseñada para obtener respuestas, pídele que te de las que te interesan, no las que te frenan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *