¿Interfieren nuestros pensamientos con la sanación?

Así como piensas eres.

Muchos preguntan si sus pensamientos y/o creencias pueden afectar su sanación, y la verdad es que debemos aceptar y llegar a términos con el hecho de que no sólo afectan nuestra salud, sino que crean nuestra realidad.

El Dr. Bruce Lipton lo llama la epigenética, la ciencia que establece que el ADN no determina el desarrollo de nuestras células, ¡es la percepción la que lo hace! Explica de forma brillante que la enfermedad no se hereda, pero las creencias y los hábitos sí. Menos de un 1% de las enfermedades son causadas por un fallo genético.

Otra cosa curiosa que no mucha gente sabe es que los ojos no ven, es el cerebro el que ve, el ojo es simplemente el transmisor. Así que lo que vemos no está sólo determinado por lo que el ojo transmite, la visión también es afectada por nuestra memoria, nuestras emociones y nuestras experiencias pasadas; lo que el Dr. Bruce Lipton llama la programación.

Así que todo está interrelacionado, nada en nuestro sistema funciona de forma independiente. Todo está ligado al funcionamiento de todo lo demás. Y la base de todo este mecanismo; el milagro de nuestra vida física y experimental, es la energía vital, y es ahí donde centramos nuestra atención en las sesiones energéticas. Si la persona no cree que esta energía exista, o que se pueda dirigir o que esté influyendo de alguna manera en su condición, entonces no es que lo que hagamos no tenga efecto, la liberación sí se producirá, pero quizá los efectos sean neutralizados durante un tiempo, o algo disminuidos.

Por otro lado si la persona cree que la sesión le va a ayudar con su condición ayudará enormemente a su recuperación. La fuerza de la creencia es enorme, esto es lo que se llama el efecto placebo, y sirve con cualquier cosa que la persona crea que le va a venir bien. Muchas veces cuando uno se encuentra mal y  decide ir a urgencias, de camino ya se empieza a encontrar mejor, porque cree fervientemente que un médico le va a curar. Por lo tanto el confiar en la sanación energética, en la kinesología y que esto todo se puede hacer a distancia ayuda, claro. También encuentro que el estado neutral es muy beneficioso, por ejemplo la gente que acude a mí porque otros me han recomendado, y vienen abiertos pero sin ninguna expectativa concreta, también encuentro que obtienen buenos resultados.

Así que sí, el pensamiento y las creencias tienen efecto placebo y “nocebo”; es decir, la naturaleza de tus pensamientos afectarán tanto si son a favor como si son en contra, tanto en la sanción como en todo lo demás.

Dicho esto, y con respecto a las sesiones de sanación energética  mi experiencia es que siempre se producen cambios, muchas veces para que esos cambios se produzcan en el individuo que no cree, la energía tiene que buscar la forma en que este cambio pueda ser aceptado por la persona, entonces esto puede producirse  a través del cambio de otra persona que lo influye, o después de veinte años se da con un producto físico que arregla la condición, o la persona cambia algún hábito y esto le ayuda…,  he visto cómo las condiciones tratadas mejoraban  de mil formas y maneras diferentes tras las sesiones, y muchas veces se achaca a la coincidencia … en el fondo da igual a qué se le da la autoría de la mejora, lo importante es la mejora, la pena de esto es que la persona que no ata cabos entre la sesión y la mejoría y piensa que ha sido la casualidad no vuelven a repetir sesión, y se sientan a esperar a que  otra «casualidad» ocurra.

Lo que sé es que al liberar bloqueos energéticos siempre se producen mejoras, a largo o corto plazo, porque nosotros, y demás seres vivos, tenemos la capacidad de sanarnos a nosotros mismos si la energía vital fluye correctamente, y en las sesiones de sanación energética esto es lo que ayudamos a hacer.

Estela Davila

www.estela-davila.com

info@estela-davila.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *