Archivos de la categoría Sin categoría

El Miedo

fear 2

Con cada experiencia en la que verdaderamente te paras a mirar al miedo a la cara ganas fuerza, valentía y confianza.

Puedes decirte a ti mismo; -He vivido este horror. Puedo con lo siguiente que venga.-

-Eleanor Roosevelt

 

Esta mañana me levanté en tremendo desasosiego, con pensamientos que me estaban pasando por la cabeza, tremendo enfado, frustración, injusticia… mal despertar.

Y lo peor es que estos recuerdos eran de hace más de 20 años!

“Y esto?”

“A qué viene?”

“Otra capa más que quitar… “

Ayer noche estuve enfrascada en los principios de la Ley de la Atracción estudiando para el certificado de practicante, y, aunque llevo años practicándola y usando sus bases tanto personalmente como en mis sesiones, me di cuenta de que en una parte de mi vida estaba totalmente obviándola, torciéndola, para justificar la falta de materialización, de evidencia, de presencia de eso que deseo en mi vida. Estudiaba sobre la parte más básica, que tus emociones son un efecto directo de tus pensamientos y cómo esto crea nuestra realidad, que cuando uno se siente mal es porque no está pensando bien, lo que pasa es que muchas veces no somos conscientes de lo que pensamos.

Me fui a la cama pensando es esto, “cuáles serán esos pensamientos que obvio y que impiden que manifieste lo que llevo tanto tiempo intentando manifestar”. Y hoy me despierto con este tremendo malestar de recuerdos de hace 20 años… sé que es así como funciona, lo veo cada día… lo que nos duele ahora simplemente duele más porque es un reflejo de lo que lleva toda la vida pasando, hasta que vemos cuál es la creencia que crea ese pensamiento tan recurrente y familiar que se vuelve invisible, porque es ya parte de nuestra identidad.

“Esto tiene que ser una creencia”

 Las creencias es lo que tienen que no se ven, como son creencias son la realidad, no se cuestionan, ni siquiera se ven como creencias, son cosas inamovibles. Tocaba paseo y cascos con grabación de una sesión de Técnica de Transformación Espontánea (STT), no hay nada mejor que pasar un rato con Jennifer McLean, mi maestra y creadora de esta maravillosa técnica, para llegar al corazón de una creencia. La sesión se fue al miedo, detrás del enfado y la frustración suele estar el miedo. En realidad detrás de cada emoción negativa está el miedo y detrás de cada emoción positiva está el amor, porque en esencia estas son las únicas emociones que existen, todas las demás derivan de ellas. Citaba Jennifer a Mark Nipo, decía que el miedo coge su poder al no mirarlo, que el miedo se alimenta del miedo y lo hace más grande. En STT lo que se hace es todo lo contrario, darle voz al miedo, al miedo o a cualquier otra emoción que nos este molestando, y en cuanto uno le abre un espacio y lo deja expresarse se transforma, delante de tus ojos! Es mágico.

Lo curioso de los miedos, las fobias y  los traumas es que se almacenan en una parte del cerebro diferente a donde los demás recuerdos se guardan. Los traumas, una vivencia que ha causado un impacto emocional profundo, se guardan en la parte del cerebro que rige el sistema nervioso simpático que es el que dispara el mecanismo de “lucha o huida”, o lo que es lo mismo; estado de estrés. Cuando vivimos una situación parecida a ese primer trauma, este mecanismo salta de nuevo y el cuerpo vuelve a entrar en estrés; otra capa… durante el paseo me adentré en varias escenas de cuando era una niña y traté varios miedos que últimamente, sobre todo al empezar a dar talleres, están más acentuados como el miedo a hablar en público por ejemplo.

También entró aquí el ser consciente de que no todos los miedos son iguales, o negativos. Está el miedo a lo desconocido, a salir de la zona de confort, pero esta sensación la solemos identificar como miedo cuando en realidad es expectativa, excitación, curiosidad, nerviosismo pero este “miedo” es saludable, no está invocando el miedo paralizador de algo programado, es un miedo fresco, digámoslo así. Y al emprender cosas nuevas es importante ser conscientes de la diferencia en las emociones. Es bueno siempre ser consciente de lo que sentimos porque es un indicador preciso de aquello que creamos.

Ya de vuelta en el coche habiendo quitado unas cuantas capas más de estas creencias limitantes, sintiéndome más ligera sin el desasosiego con el que me había despertado, me puse a pensar en la Ley de la Atracción, y en cuál sería el pensamiento que no deja que manifieste lo que quiero, me vino la noción de que cada cosa que deseo va acompañada del miedo a su opuesto! Yo que pensaba que no tenía miedo a nada, nada más que a la indigencia, y de repente me di cuenta que cada deseo que tengo desata el miedo a su contrario. En mi vida ha habido tanto trauma, tanta decepción, tanta pérdida y traición que el mecanismo del sistema nervioso simpático se vuelve loco cuando tengo un deseo! y yo sin enterarme…

Gran día hoy que algo oculto haya salido a luz, porque una vez que lo ves ya no te tiene a ti, tú lo tienes a él. Ya no es invisible, ya le puedes dar voz, expresión, ya no puede seguir el miedo nutriendo al miedo. Ya no tiene poder. Ya tiene unas capas menos…

Si quieres saber qué hay detrás de tu miedo tienes que preguntárselo.

logo con nombre
Certificada en Técnica de Transformación Espontánea – STT
Terapeuta del Código de la Emoción y Código del Cuerpo
                                                                   Astrodiagnosis de los Chacras
                                                                   Autora

Lo Llaman Bipolar Cuando es Gran Creador

Lo llaman bipolar...

La mente verdaderamente creativa en cualquier campo es simplemente esto: Una criatura humana nacida con una inhumana sensibilidad anormal. Para él… un roce es un golpe, un sonido es un ruido, un infortunio es una tragedia, una alegría es éxtasis, un amigo es un amante, un amante es un dios, un fracaso es la muerte. Añádele a este cruelmente delicado organismo la abrumadora necesidad de crear, crear, crear.

― Pearl S. Buck

Todos somos creadores, todos venimos con intención de experimentar y crear cosas nuevas. Siempre estamos en estado de convertirnos en más, y el rumbo depende del deseo y de lo imaginado. Cuanto más lo recreamos y lo describimos y lo detallamos en nuestro pensamiento más fuerza y más realidad coge. Con cada deseo nuevo nos convertimos en más, incluso antes de vivir la manifestación del deseo. Cuando tenemos una idea nueva nuestro ser ya se ha “ampliado”, esto es lo que nos hace convertirnos en más, simplemente el imaginar algo nuevo nos propulsa a Ser más de lo que hemos sido.

Dentro de nosotros tenemos un navegador interno – este navegador nos indica cuando estamos alineados con nuestro deseo y cuando no lo estamos – también nos indica cuando estamos alineados con la percepción que tiene nuestra alma del momento y de la experiencia que estamos viviendo. Este navegador nos comunica todo esto a través de nuestras emociones. Es muy simple, va así; cuando te sientes bien estás alineado con tus deseos y con la visión que tu alma tiene de dónde estás, cuando te sientes mal lo estás viendo desde otra perspectiva, cuanto peor te sientas más alejado estás de cómo lo ve tu alma y de que tu deseo se manifieste.

Cuando enfocamos nuestro pensamiento y nuestra emoción sobre una idea creamos una corriente de energía, un vórtice que va cobrando fuerza e impulso hacia la creación y la materialización de esa proyección. Si estamos alineados con la velocidad que este vórtice ha creado, es decir si cuando pensamos en ello nos sentimos inspirados e ilusionados, o tranquilos y confiados entonces es que las emociones y los pensamientos están bien enfocados con respecto a la manifestación de aquello en lo que estás pensando. Si, por el contrario, al pensar en ello te sientes mal, triste, desanimado, temeroso, inseguro, ansioso es que hay resistencias que están alejándote de vivir lo que deseas. O de vivirlo de forma agradable ya que al centrarte en algo que te está sentando mal es esto lo que estás creando. La sensación es lo que te está indicando qué es lo que estás creando.

Hay gente que cuando nace ya toca el suelo corriendo. Estas personas vienen con una gran intención de crear, traen grandes sueños y deseos, una enorme creatividad, gran entusiasmo y energía, y una impresionante capacidad de enfoque. Pronto se les empieza a parar los pies, a limitar, a decir que no, que tienen que reprimir su energía y contenerla. Y se encuentran con que tienen que reducir la marcha, que frenarse porque el mundo no está hecho para libres creadores, no está preparado para ellos. Este sistema intenta que todo el mundo entre dentro de unos parámetros muy limitados considerados “normales” y “apropiados” para vivir en sociedad. Si no encajas en ellos se te juzga, se te etiqueta, se te droga, se te empequeñece hasta que entres en estos parámetros asentados como válidos. Y hay gente, grandes creadores, que no se pueden adaptar a estos límites. Han venido a romperlos.

Cuando el deseo o la visión de un Gran Creador se empieza a construir y a coger impulso, la energía está siendo atraída, recolectada y enfocada. Aquí lo que llaman el subidón se está creando. En este momento obviamente la conexión con la visión del Ser y con la manifestación de la idea está totalmente alineada, pero es entonces cuando los demás se molestan por la intensidad, y no entendiendo el movimiento de la energía y cómo creamos, lo diagnostican como algún tipo de síndrome y deciden drogarle o encerrarle o bajarle de alguna manera, porque no es un comportamiento considerado “normal” ni “adecuado” por lo tanto hay un error en la persona, una disfunción; una etiqueta.

El bajón ocurre cuando la velocidad de la energía poderosamente enfocada sobre la idea sobrepasa a la manifestación de esta, y en vez de comprender lo que está pasando la persona acepta que es defectuoso, que los demás tienen razón, que hay algo que no funciona en ella, que hay una sustancia que su cerebro no produce, sin entender que es todo lo contrario. Que su sistema funciona a la perfección simplemente hay un error en la interpretación de los estados emocionales.

Cuando ocurre el high – manic-  quiere decir que todas las resistencias han caído, la persona está completamente alineada, y cuando ocurre el low – depressive – es cuando nota la desconexión.  Si a la persona se le hace creer que esto es una condición sin remedio le quitan todo el poder, en cambio si entiende el enorme poder de creación que tiene lo puede enfocar y dirigir. La condición, la etiqueta, la situación, lo extremo de todo ello, es solo una indicación de un enorme deseo y de que debido a las resistencias no se está manteniendo la misma velocidad a nivel mental y emocional que ha adquirido el vórtice de energía creado por el deseo. La condición es simplemente el síntoma de la alineación o no alineación con la idea.

Este sistema social, cultural y político se basa en buscar errores y esto lejos de proporcionar alivio lo que hace es crear trauma. Vivimos en un sistema especializado en crear trauma. Debemos empezar a confiar en nuestro sistema interno de navegación, y dejar de poner nuestra salud y nuestros valores en las manos de otros. Todos somos diferentes, lo que a uno le va bien a otro le puede matar. El plan no era en ningún momento que viniésemos a esta tierra a seguir órdenes o reglas creadas por otros, a regurgitar lo que otros han masticado antes. Venimos con grandes intenciones y enorme creatividad para crear cosas nuevas, ser libres creadores, y para esto debemos liberar nuestras mentes de estos cabos en forma de creencias que limitan nuestra experiencia personal y también la experiencia conjunta. El respeto es regla y ley suficiente para la convivencia armoniosa, si en vez de buscar los errores nos centrásemos en buscar y potenciar los dones y sueños con los que nace cada niño, este mundo sería pacífico, feliz, increíblemente creativo y positivamente productivo.

La Emociones nos hablan ¿Entiendes las tuyas?

  las emociones nos hablan - entiendes las tuyas

“Para poder avanzar, debes primero entender porqué sentiste lo que sentiste, y porqué ya no necesitas sentirlo más”

― Mitch Albom

Los estados emocionales del ser humano cambian, esto es un hecho. El 80% de nuestra fuerza vital es expresada a través de las emociones, somos seres esencialmente emocionales. Cuando pasan cosas en nuestras vidas que nos produce dolor, pena, tristeza, apatía suele ser en respuesta a algo, o ha ocurrido un cambio en algún sentido, o las emociones han sido reprimidas durante tanto tiempo que producen miedos, ataques de pánico, de ira, etc. En todo caso el problema no es la emoción no deseada, en realidad no hay ningún problema, la emoción “negativa” nos está dando información sobre la vivencia

La emoción en sí es un mensajero y lo que hacemos es “matar al mensajero”, como dicen los anglosajones,  dicho así suena bastante tonto pero es lo que hacemos. Como no nos gusta el mensaje decidimos ignorarlo, extirparlo o drogarlo para que no sea escuchado.

¡Con lo fácil que es ir a la raíz, darles voz y liberarlos!

No hay nada que necesite tu cuerpo para curarse que no esté en él. Lo único que necesita es deshacerse del bagaje emocional que todos arrastramos, y no sólo el nuestro o de esta vida, también hay el genealógico por ejemplo. Tenemos muchas capas de Creencias apoyadas por Emociones Atrapadas, y ahora conocemos métodos muy eficaces para entrar dentro de esos bolsillos de trauma y vaciarlos de forma suave, fácil, con efectos sutiles y a la vez muy poderosos. Aunque sí es verdad que en ocasiones los cambios pueden causar algo de caos alrededor, esto suele ser cuando la cabeza necesita tener control y entonces entran en juego las resistencias. Pero esto tampoco es “malo” es simplemente la manera en que cada uno vive su cambio y su proceso. Lo que sí es seguro es que el prestar atención a las emociones siempre va a ser beneficioso para el cambio y el crecimiento, y finalmente la persona acabará sintiéndose bien al adaptarse al cambio de forma consciente y voluntaria. Con voluntaria me refiero no pelearlo, ya que al liberar Emociones Atrapadas o cambiar Creencias el cambio es inevitable.

Nada es para siempre, todo pasa, se transforma, cambia. Cuando algo nos aprieta, nos sienta mal, nos constriñe es mejor prestarle atención, el ignorarlo sólo hace que aprendas a vivir con ello, y los efectos de los roces o los pinchazos acabarán formando llagas. No es malo sentirse mal, no debería ser vergonzoso, ni de débiles, ni tener otro juicio asociado a ello más que el entendimiento de que es información emocional, la información más potente que tenemos. Es hora de que empecemos a escucharla, entenderla y honrarla.

Hay una gran confusión con el pensamiento positivo y la Ley de la Atracción. Sí es verdad que Abraham-Hicks dice que si algo no te gusta como es, ignóralo, no prestes atención a la realidad – fake it until it is how you like it – pero hay que tener muy presente que lo que atraemos es en respuesta a cómo nos sentimos internamente, no a qué mueca ponemos externamente. Si tienes una piedra en el zapato lo mejor es que pares, te lo quites y te la saques. Si lo que no te gustan son los zapatos, no los mires, imagínate los que te gustan y que estás andando en ellos. A veces hay que prestar atención a lo que no nos sienta bien, sobre todo si nos hace daño.

El sonreír a alguien y por dentro estar echando pestes sobre la persona no es pensamiento positivo – es tener una fachada “happy happy”. Lo que sientes es lo que importa, es a lo que hay que prestar atención, y si el ignorarlo no ha funcionado sino que se ha hecho más grande entonces es que hay que sanarlo; verlo, entenderlo y liberarlo. Cuando algo no desaparece es que está mostrándote una creencia o patrón limitante que está preparado para ser liberado.

Otras veces nuestros mecanismos de defensa provocan una disociación de las emociones. Esto ocurre cuando pasamos eventos o infancias difíciles. En estos casos parece que la persona está bien con todo, asume todo tipo de sufrimientos sin que parezca que le afecte demasiado, con buen temple, pero por otro lado no tiene la capacidad de conectar a nivel profundo emocional, esto se debe a la disociación. Por un lado puede pasar por situaciones dolorosas con toda tranquilidad, pero por otro paga el precio de no poder emocionarse, o sentir lazos emocionales profundos e íntimos. Esto también es un síntoma del Muro de Corazón, que es una protección que pone el subconsciente para evitar que muramos de un corazón roto.

Cuando una persona dice que no entiende porque desarrolla esta o aquella enfermedad si solo tiene pensamientos positivos, es que no es consciente de los negativos. Somos seres emocionales, y las emociones no son ni buenas ni malas, simplemente nos proporcionan información, (creo que no está demás volver a repetirlo), si no experimentas ninguna emoción o pensamiento negativo es porque has aprendido a reprimirlos, como mecanismo de defensa, y no estás viendo la realidad. El pensamiento positivo siempre no es real, es un mecanismo de defensa que se ha creado para poder seguir viviendo. Como dice el Dr. Gabor Maté, -no necesitamos pensamiento positivo ni pensamiento negativo, lo que necesitamos es pensar. Pensar quiere decir no saturar tu visión con vibras negativas o positivas, es simplemente estar abierto a ver lo que es, a ver lo que hay.- Vivimos en una sociedad tremendamente dura y cruel, y el dolor es una consecuencia lógica y natural para cualquier ser humano que crece en ella. La energía nunca deja de existir, solo se puede transformar, por lo tanto estas emociones no reconocidas no desaparecen, acaban mostrándose de otras formas; enfermedades, desastres, dolores físicos… de cualquier forma que puede, porque esa es su misión, informarte de lo que está pasando a nivel interno.

«Cuando tu vibración está en armonía, tu cuerpo produce lo que sea que necesita para mantener ese equilibrio perfecto.»

Abraham-Hicks

Si quieres deshacerte de tu bagaje emocional ponte en contacto conmigo, será un viaje, te lo aseguro.

www.estela-davila.com